Tu Mejor Inversión
“Que todo mortal es como la hierba y toda su gloria como la flor del campo.”

Son palabras escritas por el profeta Isaías setecientos años antes de Cristo. Son
palabras en las que pensar. El tiempo aquí en la tierra es corto. La eternidad es
para siempre.

Vivimos como si fuéramos eternos. Invertimos nuestro tiempo buscando metas y
materiales que no podemos llevar con nosotros a la eternidad. Vivimos para el día
de hoy llenando nuestras casas con cada vez mas bienes, llenando nuestras
cuentas bancarias con cada vez mas dinero y buscando la fama y renombre que
habrá dado validez a nuestra vida.

Pero, son pocos los que dejan huella después de morir. ¿Puedes contarme algo de
tus antepasados que vivían hace cien años o hace dos cientos años? Es lo que
quiero decir. Ni tu vida, ni tus bienes , ni tu gloria permanecen para siempre. ¿Por
qué no inviertes para la eternidad en vez de vivir para hoy?

Jesucristo contó la siguiente parábola en el Evangelio de Lucas capitulo doce,
versículos dieciséis hasta veintiuno.

“ Entonces les contó esta parábola:—El terreno de un hombre rico le produjo una
buena cosecha. 17 Así que se puso a pensar: “¿Qué voy a hacer? No tengo dónde
almacenar mi cosecha.” 18 Por fin dijo: “Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis
graneros y construiré otros más grandes, donde pueda almacenar todo mi grano y
mis bienes. 19 Y diré: alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para
muchos años. Descansa, come, bebe y goza de la vida.” 20 Pero Dios le dijo:
“¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar la vida. ¿Y quién se quedará con lo
que has acumulado?” 21 »Así le sucede al que acumula riquezas para sí mismo,
en vez de ser rico delante de Dios.

Invirtamos para la eternidad.  Seamos ricos delante de Dios.  Comencemos hoy.   

¿Quieres saber como hacerlo?   Jesucristo nos dijo como invertir para la
eternidad.  ...  "El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado.  
¡Arrepentíos  y creed en el evangelio!" Marcos 1:15   El arrepentirnos significa dejar
de pecar y vivir para agradar a Dios.  El creer en el evangelio significa creer que
Jesucristo murió en la cruz llevando nuestros pecados y siendo castigado en
nuestro lugar.  

Si quieres estar preparado para la eternidad repite esta oración de corazón:  Señor
Jesús, perdóname.  Perdona mis pecados y ayúdame dejarlos.   Entra en mi Señor
y se el Señor de mi vida.  Ayúdame a vivir para agradarte.  Gracias por morir por
mis pecados.  Amen.  

Pero el orar no es suficiente.  Debes seguir a Jesucristo.