Agua Que Quita La Sed

Jesucristo dijo a una mujer  “Cualquiera que beba de esta agua
volverá a tener sed;  pero el que beba del agua que yo le daré no
tendrá sed jamás,”

La gran búsqueda del ser humano es la de encontrar una vida de
significado y sentido.  Muchos pasan sus vidas buscando bienes,
experiencias y relaciones para llenar sus vidas.   
Pero, vuelven a
tener sed.  

Algunos piensan que la felicidad viene por el  dinero.  Se dedican a
ganar tanto dinero que pueden.  
Pero, vuelven a tener sed.

Otros piensan que serían felices si tuvieran piso propio.  Compran el
piso y se dan cuenta de que no son felices.  Empiezan a pensar que lo
que les falta para ser felices es una casa en el campo o la playa y
cuando la tienen
vuelven a tener sed.   

Los solteros piensan lo que necesitan para ser felices es un buen
esposo o esposa.  Se casan,
pero  vuelven a tener sed.   

Otros piensan que la felicidad se encuentra en sus familias.  Se
vuelcan en sus familias sacrificándose para que sus hijos tengan
todo lo necesario e incluso muchas cosas que ellos mismos nunca
tuvieron.   
Pero, vuelven a tener sed.

Todas las satisfacciones que la vida promete te dejan con sed.  Como
dijo Cristo, “Cualquiera que beba de esta agua volverá a tener sed;  
pero el que beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás,”

Jesucristo nos ofrece una agua que quitará la sed para siempre.  
Jesucristo nos ofrece una vida que nos llena.

Blas Pascal, el célebre matemático, físico y filósofo francés, dijo, "En
el corazón de todo hombre existe un vacío con la figura de Dios.  Este
vacío no puede ser llenado con ninguna cosa creada sino por Dios
mismo, el Creador, revelado en Jesucristo".     

¿Qué es lo que tienes que hacer para conseguir una vida que te llena?
  • Recuerda que tu pecado te ha separado de Dios.  Ahora tienes
    que reconciliarte con Dios.  Tienes que convertirte en amigo
    de Dios.  
  • Arrepiéntete  de tu pecado.  Esto significa hablar con Dios
    pidiéndole perdón y pidiendo  su ayuda.  Significa dejar de
    hacer lo que no le agrada a Dios.    
  • Cree que Jesucristo, “el cordero de Dios” murió en la cruz
    llevando sobre si mismo tus pecados.    
  • Sigue a Cristo.

¿Cómo sigues a Cristo?
  • Habla con Dios en el Nombre de Jesucristo, diariamente.  
    Habla con Dios de corazón, no con oraciones hechas.  
  • Lee la Palabra de Dios, la Biblia, todos los días.   (Si no tienes
    Biblia pídenos una, gratis.)  
  • Congrégate con otros seguidores de Cristo en una iglesia
    donde la Biblia es fielmente predicada  y obedecida.   
  • Cuenta a los demás lo que Cristo ha hecho por ti.

Solamente en Cristo podrás encontrar el gozo y la plenitud que
buscas.  Síguele a Él.  Nunca te arrepentirás.